Noticias

Guía para pedir una hipoteca tras el embrollo fiscal

Fiscal, Portada

La decisión del Gobierno de trasladar el impuesto AJD a la banca puede repercutir en los precios de las hipotecas. Pero el del precio es solo uno de los muchos costes que hay que afrontar para comprar casa.

Las dudas persisten tras la maraña fiscal creada por la decisión del Tribunal Supremo de rectificar su criterio sobre el impuesto de las hipotecas y la posterior reacción del Gobierno. Desde hoy, sábado, los bancos son los encargados de pagar por ley el impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (AJD). ¿Va a subir el precio del préstamos? Lo más seguro es que las entidades acaben por repercutir este coste al cliente.

 

Otros gastos

El Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (AJD) supone el 70% de los gastos para la formalización de un crédito al comprar una vivienda, pero no es el único gasto que se debe considerar. El particular que va a comprar una casa debe saber que tendrá que realizar otros desembolsos asociados a la adquisición, que corresponden a costes administrativos y financieros. En total, suelen suponer entre un 10% y un 15% del precio de compra, aunque la factura dependerá de si se trata de una casa nueva o usada y del importe de la misma.

Hay que diferenciar entre los gastos fijos por la compra y los gastos derivados de la hipoteca.

  • Gastos fijos. Son los referentes a los trámites administrativos para formalizar la compraventa de un inmueble y han de abonarse siempre, se pida o no hipoteca. Aquí se incluyen los de notaría y el importe del registro de la propiedad, que son aranceles fijados por el Gobierno. En ese apartado además se incluyen diversos impuestos, como es el IVA, que será del 10 % en viviendas de nueva construcción y del 4 % en el caso de inmuebles de promoción pública. Las casas de segunda mano llevan ligado el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP), que oscilará entre el 6% y el 10% del importe de la compra y dependerá de cada comunidad autónoma.
  • Gastos de tramitación. Son los que la banca traslada al cliente por los gastos de la tramitación hipotecaria. En este apartado se incluye la tasación que utiliza para calcular el importe de la hipoteca. Cada tasador establece sus tarifas y el cliente es libre de escoger el tasador que prefiera. La nota simple supondrá un coste adicional para el comprador de en torno a 10 euros. Este documento es la confirmación por escrito de los datos del inmueble. Y las entidades cobran una comisión de gestoría por los trámites administrativos. En este caso, se suele pedir una provisión de fondos y una vez finalizado el proceso de compra, devuelve la parte sobrante.
  • Gastos hipotecarios. El más habitual es la comisión de apertura, que puede alcanzar hasta el 2% del importe de la hipoteca. No obstante, en los últimos tiempos las entidades las han reducido sensiblemente o incluso las han eliminado. En las hipotecas a tipo fijo, la comisión más importante es la de compensación por riesgo de tipos de interés, que puede llegar hasta el 5%.
WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com